Hablemos de bebés


Hablemos de bebés reborn.

Estos pequeños muñecos adorables, al contrario de lo que se creé, ya tienen unas cuantas décadas. Nacieron en Alemanía, en la segunda guerra mundial, cuando las madres se vieron obligadas a remendar algunas muñecas de sus hijas por la escasez económica. Es en los años 90 cuando llegaron a Estados Unidos, desde entonces se creó una industria en torno a estos muñecos.

Está claro que con los años los artistas del reborning, han ido perfeccionándolos. El material en que están hechos es la silicona principalmente, para los ojos utilizan acrílicos de alta calidad o vidrio, el injerto de pelo en los reborns se hace a mano, se van añadiendo los pelos de uno en uno. La piel del bebé la pintan tal cual lienzo, la hornean varias veces hasta llegar a un tono de piel creible y real, todo con mucho cuidado y paciencia.

Se dice que los artistas del modelaje, en esta especialidad en concreto, le ponen mucho empeño y cariño al trabajo que conlleva crear estos muñequitos.

Hay muchas empresas que trabajan con reborns y puedes elegirlo a la carta personalizado, y según como lo quieras, muñeco realista, muñeco hiperrealista(con pelo de verdad incluso), pues variara el precio, desde cientos hasta miles de euros.

Se dice que han sido utilizados para terapias, gente que los quiere para recordar a sus hijos cuando eran bebés, para reemplazar a un bebé fallecido, para coleccionar, para usarlos en películas, o simplemente por que se quieren dar el capricho de tener uno.

A mi parecer es un invento super adorable y bonito, son muy tiernos por que parecen casi reales, tanto que incluso hay gente que los confunde con un bebé de verdad. Y es genial para quién los necesite, ya sea por capricho o por que les va a hacer un bien. Aunque para mí, hay una parte mala en todo esto, y es que no es apto para todos los bolsillos 😅.

Comentarios

Entradas populares